Muere Hydeia Broadbent, activista contra el VIH y el sida, a los 39 años

Hydeia Broadbent, que nació con VIH y se convirtió en una voz destacada en la sensibilización sobre el virus y el SIDA cuando era niña, murió el martes en su casa de Las Vegas. Tenía 39 años.

Su padre, Loren Broadbent, confirmó la muerte. No citó la demanda.

La Sra. Broadbent tenía 6 años cuando comenzó a hacer una crónica de su lucha contra el VIH en televisión, con el objetivo de educar al público en medio de una epidemia que producía pánico y estigma. Aunque los nuevos tratamientos han mejorado drásticamente los resultados a largo plazo para las personas que viven con el VIH, destacó que no existe cura y que la infección es una sentencia de cadena perpetua, e instó a la gente a prevenir su propagación.

En 1992, cuando tenía 7 años, Broadbent fue entrevistada en Nickelodeon en un programa especial con Magic Johnson, la estrella del baloncesto que, tras su diagnóstico de VIH, se convirtió en un rostro familiar en la lucha contra el VIH y el SIDA.

“Quiero que la gente sepa que somos personas normales”, le dijo Broadbent a Johnson, con el rostro arrugado mientras luchaba contra las lágrimas. Él la tranquilizó gentilmente: «Somos personas normales».

Sr. Johnson publicó un clip de la conversación en las redes sociales el miércoles y escribió: «Hydeia cambió el mundo con su valentía, hablando sobre cómo vivir con VIH ha afectado su vida desde su nacimiento». Y añadió: “Gracias a Hydeia, millones de personas han recibido educación, se han eliminado los estigmas y las actitudes hacia el VIH/SIDA han cambiado”.

Entrevistada por el New York Times en 2006, la Sra. Broadbent dijo sobre la entrevista televisiva con el Sr. Johnson: «Creo que abrió los ojos de mucha gente al hecho de que el VIH puede afectar a cualquiera, siendo yo tan joven».

A la edad de 12 años, había compartido su historia con numerosos espectadores nacionales. A los 11 años, apareció en “The Oprah Winfrey Show” y habló sobre los innumerables problemas de salud que enfrentó cuando era niña y el costo emocional de la enfermedad.

“Cuando tenía 5 años tuve síntomas de SIDA”, dijo. «Había tenido hongos en el cerebro, infecciones de la sangre, neumonía».

La Sra. Winfrey preguntó: “¿Cuál es la parte más difícil para ti, Hydeia, de vivir con esta enfermedad?”

“Cuando tus amigos mueran”, respondió la Sra. Broadbent. «Esa es la parte más difícil, porque los amas y siempre pierdes un amigo a causa del SIDA».

Hydeia Loren Broadbent nació el 14 de junio de 1984 en un hospital de Las Vegas. Fue abandonada al nacer y adoptada por Loren y Patricia Broadbent.

Aunque nació con VIH, no le diagnosticaron VIH hasta los 3 años. Los médicos recomendaron que sus padres buscaran tratamiento en los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, Maryland, donde le dieron un cóctel de medicamentos que le salvaron la vida, le dijo su padre a CNN en un perfil de la Sra. Broadbent.

Fue en el NIH donde Hydeia, una niña alegre, llamó la atención de Elizabeth Glaser, fundadora de una fundación pediátrica contra el SIDA. Le preguntó a la madre de Broadbent si permitiría que Hydeia hablara en público.

«Comencé a hablar porque muchos de mis amigos no decían públicamente que tenían VIH/SIDA», dijo Broadbent a CNN en 2012, cuando tenía 27 años. “Se escondían en secreto. Sus compañeros ni siquiera lo sabían».

En 1996, a los 12 años, habló en la Convención Nacional Republicana en San Diego, donde dijo a los delegados: «Soy el futuro y tengo SIDA».

La enfermedad había comprometido su aprendizaje, impidiéndole asistir a la escuela hasta el séptimo grado. En Odyssey High School en Las Vegas, formó parte de un programa que le permitía trabajar desde casa en una computadora.

“Mi hija no recibió educación formal debido a su enfermedad”, dijo su madre al Times en 2001 para un artículo sobre adolescentes que viven con SIDA. «Mi prioridad no era la escuela, sino mantenerla sana durante tanto tiempo».

La Sra. Broadbent continuó hablando públicamente sobre el VIH y el SIDA hasta la edad adulta. Su trabajo le valió el reconocimiento, particularmente entre los afroamericanos. La revista Ebony la clasificó dos veces entre los «150 afroamericanos más influyentes», en 2008 y 2011.

La información completa sobre los sobrevivientes no estuvo disponible de inmediato.

Como adulta, la Sra. Broadbent se ha centrado en combatir el estigma y la desinformación sobre el SIDA y en educar al público sobre la prevención.

“He dedicado toda mi vida a esta lucha”, le dijo a CNN en 2012. “No odio mi vida. Me siento realmente afortunado. Pero al mismo tiempo, mi vida no tiene por qué ser la de ellos. No tuve elección en lo que respecta al VIH/SIDA, y la gente tiene elección”.

viaje de gabriela contribuyó al reportaje.