La bomba y el “lambo”: el derrape de Amadeo Llados | Televisión

Las cartas de la barra de tarot Rider Waite son, en mi opinión, la carta que mejor explica el presente. Un hombre de espaldas observa con fascinación la aparición de seis copas flotando en la niebla. De cada uno de ellos surge lo banal y lo desconocido, encantos y promesas fascinantes, charlándolos con la pompa de lo inmediato. Todo lo prometido se desvanecerá tan pronto como llegues a tu mano. Y, sin embargo, sobre brillo la hechiza hasta hacerlas perder el jugo.

A pesar de la plasticidad que la ilustradora y miembro de Amanecer Dorado Pamela Colman Smith ha impreso en esta baraja, la pantalla del móvil nos ha ofrecido lo mismo durante horas, todos los días, durante estos años. Uno de sus exponentes más cazurros y patéticos, es este narciso, un alfabeto funcional conocido como Llados, de nombre Amadeo. En este charlatán de vacaciones, una diablada moldeadora de un imposible taleguero de Tom de Finlandia, galvanizada por entre los peores pesos de un Pedro Vera, los siguientes miles de diablos de clase pobre bajos y sin expectativas laborales para quienes —al saber que la vida es tan perra y los que tienen poco trabajo y mal pagados- le entregan el poco dinero que tienen, con la esperanza de lograr lo que promete la hipertrofiada hostera residente en Miami: Tatus, Lamboschicas, una Mierda mansión y gano 500.000 al año. Y el resto, Calderilla. El enemigo de la barriga mileurista lo insulta, dice que es su culpa lo que no sale bien porque no se levanta a las cinco de la mañana para hacerlo eructos y medita en la forma que quieras saber qué. Llados es, para que os hagáis una idea, el «derrape» que más se guarda en el baño del capitalismo. Un mentiroso derrape y falton.

El dia pasado, Equipo de investigación ha publicado un programa muy necesario con datos que todos los internautas conocen, pero que son completamente desconocidos para las posibles víctimas de Llados. Incentivar a los responsables de su tramitación y expedición. El mundo ha llegado al fin de las promesas giratorias y los futuros ocultos en el sentido de que pronto no habrá clase media, sólo una clase inmensa bajo el borde de la sombra de la pobreza. Quien promete «salir de la Matrix» es pecador de sus cómplices. Aléjense de personajes como Llados, y adviertan a quien pueda. Suena idiota, pero es peor que esto. Es un chacal de almas rotas.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_